30.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 6:07 p. m.
Algunas postales del último Glastonbury ("el Glasto", para los amigos), que se hizo el fin de semana en Inglaterra. Estuvo Blur (sí, se dignaron a volver), Franz Ferdinand, Ray Davies, Yeah Yeah Yeahs, Crosby, Still & Nash, The Specials, Madness, Bruce Springteen y...

Neil Young tocando "Sacrificio y Rock and roll"

El público de La 25, ansioso por la salida de la banda

Fanas de Lovorne, armando bardo desde temprano

Manuel Wirtz haciendo una de Nick Cave

Fanáticos de Árbol, aguardando por el show

Tom Jones escapando de Smithers y el Señor Burns.

Germán Daffunchio tomándose una Stella Artois en la prueba de sonido

Admiradora de Babasónicos, siguiendo el Bombacha Pop Tour 2009

Willy Quiroga zapando temas de La Biblia según Vox Dei

"Sos buchón, sos buchón", le dedicó el Mosca de Dos Minutos

Fan de Los Tipitos, ofendido porque no tocaron "Brujería"

El Pelado Cordera llegando tarde al show

La hinchada de Leo García, copando en todos lados

Pete Doherty sin drogarse durante 45 minutos

YAPA: Blur tocando "Parklife" el domingo
 
29.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 3:44 p. m.
Seguí participando.
 
26.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 7:14 p. m.
(¿Alguien se acuerda de este videojuego macabro?)

EXCLUSIVO: Qué pasaba en el mundo, el día en que Michael Jackson se nos iba a toquetear pibitos al Más Allá:

-México: Andrés Calamaro hacía berrinches en un hotel, rompía la habitación (Pomelo de exportación) y lo echaban antes de que amenazara con tirarse a la pileta desde el 9º piso.

-Estados Unidos: la mamá de los Jonas Brothers los retaba porque no habían hecho la tarea de Matemáticas y los mandaba al cuarto sin cenar.

-Gran Bretaña: invitaban a un asado a Paul Mc Cartney y el tipo caía con provoletas y un Ades de Manzana.

-Jamaica: uno de los 38 hijos de Bob Marley sacaba pasaje para Buenos Aires.

-Noruega: una banda de black metal grababa otro disco tributo a El Señor de los Anillos.

-Islandia: una multitud se quedada dormida frente a un recital de Björk y Sigur Rós juntos.

-España: DJ Deró ponía un remix de "El tren de las 16" en una rave de Ibiza y provocaba una estampida de gente.

-Uruguay: alguno de los tantos Drexlers tocaba en un pub de Montevideo.

-Puerto Rico: le ponían un monumento al cantante de Calle 13.

-China: Ska-P tocaba en vivo ese tema que dice "No hay chinas, no hay chinas hoooy" (Cannabis), y los deportaban del país.

-Australia: Angus Young se robaba caramelos de un kiosco y se iba corriendo haciéndole cuernitos al vendedor.

-Argentina: Andrés Ciro Martínez componía el estribillo del primer tema de su futuro disco solista (dice algo como parapapapapauhhhohhh).
 
23.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 3:45 a. m.
Se busca a Migue, el hijo de Charly GAGÁrcia

Para aportar datos: 0-800-MARTÍ

(¿Cuánto falta para la vuelta de A-Tirador Laser?)
 
19.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 2:25 a. m.
Noche de heroína, anfetas y sadomasoquismo. Bueno, no tanto. Son las 21.16 horas de un jueves-muy-jueves. Woodie Alien está tocando Venus In Furs en un Marquee desierto (Scalabrini Ortiz six six six). Hay 9 personas mirando el show. Diez, contando al sonidista.

No obstante lo cual (gracias, Pappo), armaron una linda propuesta: un ciclo tributo a The Velvet Underground & Nico, con una troupe de bandas indies homenajeando al famoso disquito de la banana. El primer álbum de noise rockero, el papá de Sonic Youth, My Bloody Valentine, The Jesus And Mary Chain, y tu vieja en pony.

Por un rato, La Plata se aporteña y todos hacemos como si Buenos Aires fuera la Nueva York(e) del '66, sólo que en lugar de Andy Warhol tendríamos que convencer a Marta Minujín. Mucho low-fi rockers en el lugar, remeras noventosas, besos lésbicos, freaks, anteojitos cuadrados (modelo nerd) y bigotes adolescentes (pelusa). La generación My Space en su máxima expresión.

El local se va llenando mientras Reno y los Castores Cósmicos (¡Qué linda bajista!) sanatea "Heroin", Señor Tomate tarantelea "All Tomorrow's Parties", Hacia Dos Veranos instrumentea "I'll Be Your Mirror" y Él Mató castellanea "Run Run Run". Es más, la "Banda sorpresa" de la noche (¿No es siempre La Renga la "banda sorpresa" de cualquier show?) redobla la apuesta y sigue con covers de Pixies, The Vaselines, The Jesus And Mary Chain... Y todos contentos.

La población indie-gena dice presente, también abajo del escenario, desde Prietto (viaja al cosmos con Mariano), Shaman, 107 Faunos, Juan Manuel Strassburger (bautista del "indie cabeza"), Martín Mercado, Diego Trerotola (periodista cinéfilo y puntero Nº1 de Él Mató) y más. Falta Norma, Go! Neko o La Patrulla Espacial y estamos todos.

¿Nos volvemos a ver en White Light/White Heat?

(O en Psychocandy, al menos)
 
15.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 7:54 p. m.
Ni Kirchner, ni De Narváez.

Según las encuestas,

la próxima gran banda del rock argentino va a ser "Ninguna".

Un contundente (casi 40%) Que-se-vayan-todos rockero.

(yo voté a Proyecto Verona, obvio, ¿Y vos?)
 
12.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 12:04 a. m.
A modo de epílogo del post por el día del periodista ("¿Cuál fue el peor recital que viste en tu vida?"), vamos con un bonus track:

Juana la Loca tocando en algún ignoto balneario de la costa atlántica, en pleno verano.

Año 2005 D.C (Después de Casablanca).

Enviado por Ramiro Baca Paunero (de Los Inrockuptibles y La Otra).

THE BRITISH PLOMER

F
ue un enero en una ciudad balnearia. Juana la Loca tocaba a la tardecita, un día de playa y en un balneario equis. Creo que era la época del disco Casablanca, cuando intentaban ser más ingleses que la reina. Mi amigo y yo fuimos porque no había nunca nada para hacer.

Hay pocas cosas más tristes que un recital vacío. Una de ellas es un recital vacío a las 4 de la tarde, gratis, y con un tránsito constante de gente que va y viene al pedo, y aún así decide no quedarse a escuchar al grupo. A eso súmenle que el artista en cuestión es -o se cree- famoso. En fin, Rodrigo Martín, que parecía más duro que Walt Disney, miraba a un punto fijo y se movía en forma sensual -chiste-. Parecía que se había comido a Jarvis Cocker y a Liam Gallagher... porque venía más gordo que nunca. Tenía un saco de pana que lo hacía chivar como un marrano, y una finísima Fred Perry, bien ajustadita al cuerpo que, de a momentos, dejaba ver una desagradable riñonera de carne que hacía una curva desde su vello púbico hasta el ombligo. Me dio la impresión de que tenía 70 años.

La música sonaba mal, el viento volaba el sonido. Eran todos temitas tontos, supuestos hits que no pegaban en el escaso público, interpretados por una nuncaestrella en decadencia. Podrían pensar que era romántico como los músicos remaban el show, pero era vergonzoso. Rodrigo no sólo había afanado melodías y cortes de pelo a rolete, también se había comido todo el rollo de la arrogancia británica. Algo de muy mal gusto cuando lo que pelaban era "eso".

De repente, en una de sus demostraciones de "manejo del escenario", nuestra estrella baja de las tablas, camina con el mic por la arena, intenta seducir con su glamour de rico y famoso (¿?) a unas borregas, que, medio asqueadas, estiran el cogote hacia atrás y miran hacia un costado, relojeando que el gordo no se les acerque tanto.

Termina la canción, y el Jarvis trunco de Santa Teresita tiene que volver a subir a las tablas, que estarían casi a la altura de su pecho. Se arrima, levanta los codos para apoyar las palmas de sus dos manos en el piso del escenario, el saco de pana se levanta y nos muestra a todos esa parte del cuerpo que sólo tienen los plomeros. En este caso, un plomero británico, por supuesto. Moco de pavo, porque acto seguido sucedió lo verdaderamente vergonzoso y triste. Rodrigo intenta con todas su fuerzas escalar el metro y medio que separaban a la banda de la arena. Sus codos sufren un pequeño temblor, y su cuerpo de mamut, que había logrado despegarse unos 10 centímetros, volvía a caer. Así lo intenta un par de veces sin éxito.

Había cantado cosas como salir con mil nenas mil sábados a la noche, pero ahí estaba ese gordo cuarentón, chivado, con ropa diminuta, mostrando carne por todos lados, no pudiendo ni siquiera subir al escenario, del cual había bajado para coquetear con un público que lo miraba con mucha pena y algo de asco.

 
9.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 10:29 p. m.
Todas las luces lo enfocan a él. Y ahí está, el enano de Café Tacuba, saltando como loco, de vuelta en Buenos Aires. Corretea de un lado para el otro y parece la Hormiga Atómica. Rubén Albarrán, Sizu Yantra, G-3, Gallo Gasss, Ixxi Xooy, Elfego Buendia o Ixaya Mazatzin Tleyotl. Cambió tantas veces de apodo que ya no sé ni cómo se llama. Tenerlo en el MSN debe ser un quilombo. Rubén, digámosle, y listo.

Rubén rebota por cada pasarela del escenario, como poseído por el espíritu del Tete Iglesias. "¡A mover los huesitos, muchachos!", aulla durante "La Chica Banda". Tiene ese acento mexicano tan comprador, tan irresistible para las chicas argentinas. Repite "chingón", "sabroso" y "ahorita" con frecuencia, obviamente. O tira frases, burlándose de sí mismo, como "Creo que los feos hacen grupos de rock". E, inmediatamente después, le manda saludos a Babasónicos, Catupecu y El Otro Yo (¡upssss!).

El cantante azteca se pone la máscara de gallo para "Déjate caer" (cover de Los Tr3s) y termina con sus compañeros de grupo haciendo el pasito ese de borrachines de bar. Y sí, Café Tacuba le debe su nombre al famoso bar del D.F. Algo así como formar un grupo argentino de tango-rock llamado La Tortoni Band.

Los Cafeteros, que vinieron a festejar sus 20 años de carrera, suenan afiladísimos. No hay fisuras. El cuarteto clásico + el Baterista Anónimo. Pasan (y se fusionan) temas como "El baile y el salón", "Rarotonga", "Volver a comenzar", "¿Qué pasará?", "Como te extraño, mi amor", "María", "Ingrata", y "Las Flores". A veces cuesta creer cómo un grupo puede abrir el show con un tema tan thrash-metal sanguinario como "El Borrego" (de Re, el Santaolalla disc de 1994) y más tarde pelar, por ejemplo, la balada cursi de "Eres".

Una dice (bien gritona): "Soy anarquista, soy neonazista / Soy skinhead y soy ecologista / Soy peronista, soy terrorista, capitalista, y también pacifista / Soy activista, sindicalista, soy agresivo y muy alternativo"

La otra, la canción FM Hit perfecta, compara: "Eres lo que más quiero en este mundo, eso eres / mi pensamiento más profundo, también eres / tan sólo dime lo que hago, aquí me tienes".


Ahí radica la versatilidad de Café Tacuba. Esquizofrénicos, multifacéticos. Un menú de rancheras, baladas, mariachis, pop pegajoso, punk 3 tonos, ska, cumbia, noise (chequear el disco Revés/Yo Soy) y demás ingredientes. Covers de Leo Dan (o sea... ¡Leo Dan!) y Juan Luis Guerra. Al igual que nuestros Piojos, tienen la habilidad de adueñarse de temas ajenos y camuflarlos como propios (¿O cuántos fans argentinos conocen las versiones originales de "No controles", "Alármala de tos", "Chilanga Banda" y "Metamorfosis"?).

"¡Viva México, cabrones!", grita la platea, agitando la correspondiente bandera tricolor (verde, blanco y rojo). Ni la gripe porcina pudo pararlos. Al final, la banda toca el tema 800 mil de la lista, después de casi 3 horas de show & bailoteo, un par de bises, y vamos desagotando el Luna Park. El Luna Park de Fito, de Calamaro ("A veces me siento como Riquelme, cuando la gente está aburrida escribe en un blog insultándome") y de Rata Blanca. Esperando el bondi, me llega un mensaje de texto que dice, simplemente: "¡Pa pa ru papa eo eoooo!". Je. Y, pegadito, uno más: "Igual... Aguante Molotov".
 
7.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 9:52 p. m.
(¡A tu salud, Lester Bangs!)

Siguiendo con la tradición de los años anteriores (los tests de 2007 y los textos de 2008), volvemos a la carga con un post alusivo al día del periodista... ¡Del periodista de rock! La consigna del año pasado había sido: "¿Cuál es la banda que más odiás?". Esta vez, una nueva tanda de editores y redactores de las principales revistas y suplementos rockeros se sometió a otra pregunta: "¿Cuál fue el peor show que viste en tu vida?".

(publicados por orden de llegada)

- Leo Ros [Soy Rock]: Pepsi Music 2006 (Día 1)
El peor recital que me tocó sufrir ocurrió el 21 de septiembre de 2006, día en que Lito Vitale y amigos presentaron “Escúchame entre el ruido”, el disco de versiones del rock nacional. Fue en la primera jornada del Pepsi Music que se hizo en Obras al aire libre. La gran cagada fue al principio, con Ulises Butrón cantando “La balsa” mientras relojeaba la letra colocada en un atril ¡El tipo leía la “primera” canción de rock nacional, en un tributo al rock nacional! Un tema de cuatro frases…Dejate de joder. Encima todos los invitados clase B, ni un nombre importante. Un horror. A eso hay que sumarle que la fecha empezó con la fiesta boba de La Mosca y terminó con una jam session laaarga del Flaco Spinetta, ¿Puede haber tanta maldad?


- Yamila Trautman [Rolling Stone]: La Renga en el Autódromo (2007)

Dos fueron los peores recitales de mi vida. Dos. Uno, el de los Jonas Brothers en River, queda de inmediato descartado para ser descripto en esta sección porque fue el peor recital de la vida de TODO ser con oídos que haya asistido por curiosidad (¿?) u obligación y porque no le deseo el conocimiento de lo que ahí pasó a NADIE. El otro, casi casi lo descarto porque es fácil putear a La Renga después de otra prueba de que losmismosdesiempre siguen siendo losmismosdesiempre bajo la lluvia en La Plata. Pero “la fiesta renga” del Autódromo, en noviembre de 2007, fue aún peor; me consta. Los datos objetivos: 67 grados centígrados en primavera profundizados por la aridez del Gálvez, la “liturgia peronista” en su máxima expresión (esos insuperables 90 mil) y la necesidad inherente de algunos de romper todo (saquearon todos los puestos, se subieron a la torre, provocaron cortes de ese sonido, que ya era malo). El agregado personal: los de seguridad no me creyeron que era periodista (si fuera ellos, tampoco me lo creería) y me sacaron todo, incluidos los aros (¿?) y la lapicera, ¡Así no se puede trabajar!

- Silvina Marino [Suple Sí]: Easy Stars All-Stars en el Luna Park

Uno de los peores shows que vi fue Easy Stars All-Stars en el Luna Park. Ya era dudoso ir a verlos, versionando en clave reggae The Dark Side of the Moon. Pero, el disco estaba bastante bueno. Resulta que mecharon sus propios temas en el show (un plomazo) y encima no vino ninguno de los músicos que tocó en el álbum. Fue un recital de covers de covers... Otro bajón fueron los Black Eyed Peas, el mismo año, para el Personal Fest. Estaban más concentrados en promocionar el disco solista de Fergie que en tocar. Y encima se la pasaron haciendo mini versiones de otros temas (Fergie "bochornosa" Sweet Child Of Mine), actuando chistes malos (otra vez Fergie haciéndose la que lloraba) y confundiendo a Argentina con Colombia
y México. Muy truchos.

- Marcelo Montolivo [La Mano]: Los Baraja en Capital Federal
En el momento de pensar cual era el peor recital que he visto, invariablemente me vienen a la cabeza muchos que me tienen ¡a mí sobre el escenario! O sea, los he visto, pero detrás de un instrumento. Por eso, paso a relatar uno de los taaantos que recuerdo: a comienzos de los 80s (no podría asegurar el año, pero debe ser 1982) mi banda punk platense (Los Baraja) tocaba por primera o segunda vez en Capital Federal. Aunque hoy parezca mentira, en aquellos tiempos no era muy común ver equipos importados en la Argentina. Tocamos en un teatro, en Cerrito, cerca del Obelisco y la banda local (Control) ponía los equipos. Al momento de probar sonido, había un Fender Twin Reverb (nunca había visto uno de cerca) para la guitarra que sonaba maravilloso, con la distorsión de equipo necesaria para tocar el punk ultrarápido que nos caracterizaba. Al momento del show conecto la guitarra y sale un sonido a lata impresionante, revisé todas las perillas que pude, pero nada. Llamo al dueño del equipo por micrófono y aparece recién cinco o seis temas después. Le pregunto qué pasa con el equipo que no distorsiona y me dice que no sabe, que le parecía raro. Así terminé, hasta el final con un sonido de guitarra que parecía para el Trío Los Panchos. Cuando sube el otro grupo, el equipo comienza a sonar maravilloso, como en la prueba de sonido. Obvio que el dueño del aparato me había tomado de idiota. Tiempo después descubrí que, para que distorsionen, a los Fender Twin Reverb hay que tirarles de la perilla hacia afuera, que es la posición en la que se activa la saturación. A los golpes fuí entendiendo que la escena del punk era tan competitiva como cualquier otra.


- Pablo Raimondi [Clarín Espectáculos - Suple Sí]: Mot en San Isidro

La cita ya era extraña. El show se iba a hacer en un lugar que también funcionaba como sala de ensayo. Una calurosa noche de 1995 o 1996 (la mente falla) un amigo me dice: “Che, vamos a ver a Mot, son buenísimos, hacen death metal y un tema de Nailbomb”. MOT es el dios de la muerte y la aridez. Y vaya si la cosa estuvo árida: era un lugar de 40 m2 con furia y había unos 30 flacos sentados en el piso que se deshidrataban mientras veían como un gordo berreaba mal. El sonido era como meter un destornillador en un Koh-i-noor y para colmo “la voz” le tiraba rollos de papel higiénico a la gente mientras cantaba su hit titulado "¡¡Mierda!!". Lo mismo dije al verlos, muy bizarro. Hoy mi amigo todavía cumple la condición de tal.


- Javier Diz [Los Inrockuptibles]: Living Colour en Obras

Creo que a esa altura ya tenían dos discos y estaban sacando el tercero. O algo así. Y supongo que habían venido a presentarlo. No me acuerdo cuándo fue. Pero mucho menos recuerdo qué hacía yo ahí. Sobre todo porque lo único que había escuchado de Living Colour hasta ese momento eran los temas que podían llegar a pasar en la radio, entre los que se encontraba el que, hoy en día, sigue ranqueando entre los diez temas más feos de la historia del rock: “Glamour Boys”, ¿se acuerdan de ese estribillo? Puff. Pero bueno, la cuestión es que caí con un amigo a lo que por aquel entonces todavía era Obras. Muchísima gente. Y salen los grones. Y claro, “pelaban” a lo loco. Hasta que pisaron el palito. El guitarrista, ídolo de la popular y que no recuerdo ni me importa el nombre –ni siquiera me interesa googlearlo para hacer de esto algo más o menos serio– saca sus conejos de la galera. Suenan cuerdas, o sea, violines y toda una orquesta de la recontra-que-lo-parió. Pero ahí no había orquesta. A ver... ¡Ah! ¡Es el grone que saca sonidos de violines de la guitarra!. ¡A la mierda! ¡Pero este es un grosso! ¡Es “como si hubiera” una orquesssta!. Lo que es la tecnología, che. Sí, de no creer. El MIDI (esa porquería que posibilitaba que cualquier instrumento que se enchufaba utilice patterns de cualquier cosa, entre ellas, ¡una orquesta, papá!) todavía tiraba su último manotazo de ahogado y los Colores Vivientes adornaban esas zapadas interminables con los arreglos más horribles que alguna vez vi arriba de un escenario. “Qué flashhh”, se escuchó decir por ahí. Fue casi lo último que escuché antes de cruzarme al Mc Donald’s de enfrente. Dije “casi”, porque lo último fue un intento de cover de “Sould I Stay or Should I Go”, una basura a toda velocidad que la monada pogueaba como si fuera el último soplo de aire fresco del show más artificial y pedorro que vi en mi vida. Váyanse a cagar, Colores vivientes. Lo dije. Chau.
 
6.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 4:34 a. m.
Si perdemos contra Colombia por las Eliminatorias,

dicen que la culpa la tiene un tal Andrés.

PREGUNTA:

¿En cuánto tiempo vuelven Los Piojos?
 
3.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 2:57 a. m.
Podríamos correr la bola de que se viene un tributo metalero a Cacho Castaña, con bandas de Argentina y Latinoamérica, hacer una tapa bizarra con Photoshop, ponerle algún titulo delirante como "Aguantá un Cacho" y descostillarnos de risa un buen rato.

Pero ya lo grabó la gente de Zorra... ¡Y lo hizo en serio!


 
1.6.09
escrito por Nicolás Igarzábal a las 3:21 a. m.
LA RENGA Y...

1) la liturgia peronista: una caravana de micros llegando de todos las provincias del país hasta la capital de Buenos Aires. Un fenómeno de masas, miles de personas que se congregan por propia voluntad (es más... pagan!) y no por el chori y la coca. Acá no van por la CGT, sino por la CTT (Chizzo, Tete & Tanque).

2) el sonido. A pesar del frío y la lluvia, seamos honestos: la banda suena mal y a nadie le importa ya. Audio rocanrolero, rutero, sudaka. Los temas se sostienen en la guitarra de Chizzo y cada vez que llega un solo, el grupo flaquea (el Tete Correcaminos, como bajista, es un buen atleta). La esperanza -de que alguna vez vuelvan a sonar con dos guitarras- es lo último que se pierde.

3) los temas de Truenotierra: siguen sin prender en la gente. Salvo "Oscuro Diamante" o "Ruta 40", casos aislados así, el resto produce un efecto-Riquelme sobre el público. Hay mucha diferencia con los temas de la etapa 96-99 del grupo. La gente estalla con Despedazado por mil partes, el disco de la estrella y La Esquina del Infinito.

4) Top Five de temas más pogueados: "El Revelde", "Panic show", "Cuándo vendrán", "La razón que te demora" y "Hablando de la libertad". Bueno, que sean 6 mejor: "En el baldío". Tomá.

5) los cantitos contra Los Piojos, que estaban tocando el mismo día y a la misma hora, en la cancha de River Plate: "Hay que saltar, hay que saltar, porque Los Piojos no tocan más". El propio Chizzo también aportó una humorada, cuando recibió un zapatillazo desde el campo, y preguntó: "¿Quién tira las zapatillas? ¿Quién los manda, Los Piojos?" ¡Chan!

6) el batateo contra la prensa. El guitarrista rengo se refirió a "periódicos y locutores que escriben y hablan giladas" antes de arrancar con "Moscas verdes para el charlatán". Fue el tema más viejo de toda la lista.

7) los pungueos en el campo, los desmanes con la policía en la entrada (palos, gases) y los cavernícolas que saquearon el puesto de Locuras, adentro del estadio, y lo usurparon durante todo el recital (incluso abrieron el matafuego), ¿La Renga son los nuevos Redonditos?

8) una canción nueva, "Canibalismo Galáctico", que promete ser tan aburrida como las de Truenotierra. Para algunos, ya quedó como "ese tema de los Halcones Galácticos".

9) la pirotecnia. Tímidas, asomaron algunas bengalas, tres tiros y candelas, como suele pasar también en los shows del Indio Solari. "Si es al aire libre, está todo bien", dicen unos. "No aprendimos nada después de Cromañón", dicen otros.

10) las banderas. En "Desnudo para siempre" se desplegó un trapo verde gigante, de San Miguel, con la leyenda: "Despedazados por mil partes". Según el Olé de hoy, en realidad decía "Los Mocosos del Oeste".

ENCUESTA:
(abierta y opcional)

¿La Renga en La Plata o Los Piojos en River?