22.7.06
escrito por Nicolás Igarzábal a las 11:36 p. m.
* Por Roberto Pettinato
(Revista La Mano - Número 26 - Mayo 2006)

Ley I: No existe ninguna relación entre el rock y el fútbol, por más que se preocupen en unirlos. El rock es cultura y el fútbol sólo un deporte que miramos por televisión y que casi nunca sabemos jugar.
Ah, me dí cuenta hace un tiempo de que existen artistas que despiertan odio, recelo y admiración encubierta. Tal es el caso de Sabina. Nunca sabremos si es él o su público, pero uno de los dos merece morir

Ley II: No existe desafío más grande para un periodista que analizar y defender un tema de Alejandro Lerner.

Ley III: si los periodistas de rock nunca aprendieron a bailar, jamás entenderán Jump de Van Halen

Ley IV: el periodista de rock odiará de antemano cualquier cantante femenina de rock nacional. a) no la tomará en serio b) se interesará en ella si sabe de su conducta sexual. c) la comparará de inmediato con Janis Joplin. d) jamás escuchará un tema de Janis Joplin aunque sí comprará la caja de sus obras completas.

Ley V: el éxtasis de vanidad le sobreviene a un periodista de rock cuando va a escuchar una banda desconocida y al pasar al backstage los músicos lo veneran.

Ley VI: todo periodista de rock se avergüenza de haber escuchado y gustado de Joan Manuel Serrat alguna vez.

Ley VII: el sesenta por ciento de las letras de Los Beatles de su última etapa jamás han sido tenidas en cuenta por ningún periodista de rock. Desde Come together hasta Happiness is a warm gun... ni hablar de You know my name.

Ley VIII: cuando un periodista de rock no tiene una idea clara, la copia de uno extranjero que sí la tiene.

Ley IX: al octavo tema, el periodista de rock cree tener una idea o concepto claro del grupo que fue a ver sin darse cuenta de que, en reaidad, está cansado o profundamente borracho.

Ley X: lo primero que dice un periodista de rock a una mujer es: "soy periodista de rock"

Ley XI: el periodista de rock admira únicamente a aquellos grupos o solistas que relatan acontecimientos urbanos que también le han sucedido a él. La fantasía del periodista de rock es nula por completo. En muchos casos, el periodista de rock no es otra cosa que un abogado penalista sin título secundario.

Ley XII: el departamento de un
periodista de rock es siempre pequeño y huele a patas. Lo curioso es que él jamás lo nota de verdad.

Ley XIII: todo periodista de rock pretende ser cínico, irónico y sueña con ser una persona segura, fuerte, que sabe la verdad y que podría ser aun más destructivo si quisiera.

Ley XIV: el
periodista de rock no quiere tener hijos. Si los tiene, igualmente sueña con un sótano para él solo y añorará los tiempos en que nadie podía interrumpirlo o molestarlo.

Ley XV: un verdadero
periodista de rock jamás quiere explicarle nada a nadie, salvo que se trate de una cita sexual. En tal caso, hablará hasta por los codos, beberá y caerá dormido antes de que la pareja se haya desnudado.

Ley XVI: el
periodista de rock siempre contará alguna anécdota en la que compartió drogas con un músico, a partir de la cual se hicieron amigos "de verdad".

Ley XVII: el
periodista de rock cree que jamás encontrará a su media naranja. Por la simple razón de que si existiera preferiría quedarse con sus discos y libros.

Ley XVIII: el
periodista de rock siempre admitirá a aquel otro periodista de rock que vivió como una estrella punk, escribió todo, lo dijo todo, puteó contra todo y murió jóven.

Ley XIX: ¡
Los periodistas de rock que son fanáticos de Frank Zappa son justamente los que menos sentido del humor tienen!

Ley XX: los periodistas de rock que adoran leer biografías de músicos son aquellos que menos voluntad tienen para la investigación.

Ley XXI: el
periodista de rock que mínimamente no toca un instrumento o no sabe cantar una canción completa no puede considerarse como tal, por más que su prosa brille.

Ley XXII: el
periodista de rock tiene que saber que jamás podrá conocer en profundidad la historia de un grupo de rock si no ha vivido un máximo de siete días en la ciudad donde el artista compuso o desarrolló su obra.

Ley XXIII: el
periodista de rock puede satisfacer a una mujer fea o gorda mejor que ningún otro ser en el mundo.

Ley XXIV: el
periodista de rock que entiende la trascendencia de Gary Numan, The Cure, Depeche Mode, OMD y Thompson Twins jamás podrá entender todo lo demás.

Ley XXV: ningún
periodista de rock escuchará U2 en su casa. De igual forma le importará un carajo INXS o la muerte de Hutchence.

Ley XXVI: para el noventa porciento de los periodistas de rock, Madonna fue un invento sin sentido pero, paradójicamente, podrá escribir sobre ella los artículos más extensos.

Ley XXVII: salvo Fame o Five years, ningún
periodista de rock podrá recordar jamás la discografía de David Bowie.

Ley XXVIII: lo único valiosos y bonito del Glam Rock es su título.

Ley XXIX: si un
periodista de rock se especializa en rap o hip-hop, jamás podrá transmitirlo a los demás ni entusiasmar a ningún otro ser humano en la Tierra.

Ley XXX: el
periodista de rock nacional tiene que saber cómo explicar Vox Dei.
 



14 Comentarios


At 2:02 p. m., Blogger Nicolás Igarzábal

alguna para agregar???

 

At 4:08 p. m., Blogger Clara

Ley XVI: el periodista de rock siempre contará alguna anécdota en la que compartió drogas con un músico, a partir de la cual se hicieron amigos "de verdad".



La carrera periodística de Pettinato...
No te puede pasar cosa *peor* que leer una entrevista a un música de rock nacional hecha por Pettinato, el 90% de la entrevista consiste en meter bocadillos sobre él, su vida en los 80, las drogas que probó, las aventuras que tuvo y Luca Prodán. Ah, nunca una entrevista de Pettinato estará completa sin una referencia de lo grosso que es porque escucha Van der Graaf. La entrevista con Cerati, y la última de Calamaro, casi las tiro a la mierda, Pettinato no hace entrevistas, hace ensayos al ego.

 

At 4:09 p. m., Blogger Clara

AH, Y ROBA CHISTES.

 

At 4:45 p. m., Anonymous Anónimo

Clara se nota ke no la tenes clara

 

At 11:24 p. m., Blogger Clara

se nota que nunca compraste la mano

 

At 1:06 a. m., Anonymous Keller

Se nota que Clara la tiene clara. Y se nota que Pettinato no es Letterman, aunque quiere serlo.

Ley XXXI: el periodista de rock siempre tendra apodos como "Bebe" y rematara sus notas con frases como "Portense bien, y se se portan mal, llamenme"

Ley: XXXII: el periodista de rock que cumpla los requicitos de la ley XXXI siempre, pero siempre sera considerado un reverendo pelotudo por cualquier personas que minimamante sepa que "rock" se escribe con C y K.

 

At 2:58 a. m., Blogger dana

No me gusta Pettinato ¬¬

 

At 4:33 p. m., Anonymous juana dice:

che, me re gustó a mi esa nota, me alegraste la mañana

 

At 2:22 p. m., Blogger Juan

Clara... estoy 100% de acuerdo... todas las entrevistas de pettinato son a... PETTINATO!!!

Encima que quiere apropiar de Sumo... pobre infeliz, evidentemente el L se le subio a la cabeza... Si tan solo recordara el patetico paso de pachuco cadaver, o una, tan solo una de las palabras de Luca, todo cambiaria...

Muerte a Torober Toperno!

 

At 8:30 p. m., Blogger eleanor

Pettinatto para mi es un tipo que sabe muchisimo de rock pero no es periodista de rock, lei La Mano unas cuantas veces y no me gustó.
Las leyes están geniales...

un beso

 

At 2:02 a. m., Blogger Andrea

muy buenas, aunque no se me ocurre ninguna para agregar...

 

At 6:58 p. m., Blogger Fender San

JJJAjajjajajajJJJAJAJA

Eso de los que escuchan a Zappa son los que menos sentido del hunor tienen...

Ley Nosecuanto: Un buen periodista de rock idolatra a algun musico perdido, del que vos no sabes nada. Tanguito no vale.

 

At 7:17 p. m., Blogger Nicolás Igarzábal

mmmmm Coiffeur?

 

At 4:35 p. m., Blogger Alejandro

El periodista de rock nace con un sueño, con una convicción y con un enorme deseo de poder vivir de pasiones. El periodista de rock no escribe por obligación, escribre por amor.

De paso dejo un pequeño comercial, mi blog sobre rock

http://bloodrockzone.blogspot.com