24.11.05
escrito por Nicolás Igarzábal a las 10:20 p. m.
El lunes pasado me compré Signos (Soda Stereo) en vinilo en una disquería de Corrientes y Talcahuano por 10 pesos.

Y me lo olvidé en el colectivo.

Entonces lo corrí como un hijo de puta 2 cuadras por Nazca (cerca de Alvarez Jonte)

El semáforo lo agarró más adelante y paró.

Lo alcancé.

Le golpeé la puerta, también como un hijo de puta.

El chofer me miró con cara de orto y de: "Pibe, la parada es en la otra cuadra".

No me quiso abrir.

Le hice un gesto con los dedos índice y pulgar de ambas manos, formando los vértices de un cuadrado bien grande (inentendible, la verdad).

Seguí golpeando.

El chofer me miró con cara de asombro y de: "¿A este boludo que le pasa?"

Me abrió la puerta finalmente.

Subí.

Agarré el disco.

Bajé triunfante.

Y fin de la historia feliz.

(qué opa, por dios)

 



4 Comentarios


At 5:51 p. m., Blogger º>cLaRa

2 cosas
"corre por tu vida"
y el obvio: "corre forrest, corre".
que OPA en serio.
conta la de los vinilos de tango

 

At 2:36 p. m., Blogger drama_queen

vo' so' loco, eh.......

como cometes semejante olvido?
imperdonable, mira, simplemente imperdonable

xD

quiero fiestar otra vezzzzzzzzz

 

At 4:11 p. m., Blogger Clara

SE SANO NICO, SE SANO
WIIIIIIIIIIIII

 

At 8:52 p. m., Blogger Nicolás Igarzábal

gracias a la doctora Albisu