27.7.10
escrito por Nicolás Igarzábal a las 12:59 a. m.


Una vez les pregunté a los muchachos de Asspera cuál era su definición de "bizarro" y la respuesta fue mortal: "Bizarro es el vendedor de la Lotería Solidaria". Era fines de 2008 y estaban presentando su disco Bizarra actitud de seguir con vida, sucesor de Bucal sin globito, que traía los covers de "Violeta" y "Me gustas mucho" en versión metalera. "El disco es ideal para una paja colectiva", decían ese día, "es un disco de protesta contra las mujeres que no gozan. Una mujer con sentido común no podría escuchar Asspera".

Todo empezó como una joda en tiempos del ICQ, cuando se hacían pasar por una metalera calentona que te decía: "Escuchate mis temas". Así, de PC a PC, llegaron a orejas de cualquiera. Como un "Sensei", pero del mondo bizarro. "El rock argentino está muy acartonado. La propuesta es llenar lugares, escalar posiciones. La nuestra es juntarnos, sonar y cagarnos de la risa", explicaban. "A nosotros nos siguen fanáticos de Cha Cha Chac y Todo por $2".

Con influencias de Cacho Castaña, Iron Maiden y Piñón Fijo, y siguiendo el camino de bandas como Asado Violento y Triciclosclos, empezaron a grabar temas propios (como "Gorda Puerca", "Zorra", "Me cago") y dieron un show sorpresa para una radio del palo, donde al público le repartían chupetines con forma de japi y púas con la cara del Padre Grassi y de Malena Candelmo. Al final cerraron con el himno del metal argentino ("Destrucción") en clave reggae. Herejes totales.

Ahora tienen un segundo CD bajo el brazo: Hijo de puta. Así como en el anterior se agarraron del clásico de Alcides, acá se apropiaron del de Pocho La Pantera ("El hijo de cuca"). Con ustedes, la única banda capaz de provocar un trencito en un recital metalero.
 
26.7.10
escrito por Nicolás Igarzábal a las 1:28 a. m.
(Encuesta de10música, parejísima)

¿Cuál se mandará el Pity esta semana?
 
20.7.10
escrito por Nicolás Igarzábal a las 8:35 p. m.
Sábado 17 de julio - 20:35 horas

La Feria de Coleccionismo Discográfico, en Costa Salguero, es un Disney World para melómanos. Andan dando vueltas el vinilo de Artaud, Miguel Abuelo Et Nada y Treinta minutos de vida, entre otras tantas joyitas nacionales. A los periodistas se les cae la baba(sónica) entre tantos tesoros, revuelven discos durante horas y algunos discos los revuelven a ellos. A veces se reencuentran con sus inicios en la prensa gráfica, se leen en viejas páginas, ya amarillentas, de la Pelo o la Expreso Imaginario, y otras más de culto como Esculpiendo milagros, Madhouse, Revolver y la Rock en blanco y negro. Hay remeras, muñequitos, sobredosis de boxsets (como el féretro de Death Magnetic) y cajones de discos polvorientos ordenados por géneros. Metal, Progresivo, Sinfónico, Jazz, Rock Nac. La etiqueta "retro", dentro del sector de vinilos, parece redundante. Por los surcos de esos discos negros pasaron más manos que por el cuerpo de la Süller.

"¡Porchetto, PorSuiGieco!", aullaría, hambriento, el personaje ermitaño de Capusotto y se enojaría si sonara algo de Miranda. Los vendedores hacen chistes sobre John Cusack en High Fidelity y evocan las épocas de oro del Parque Rivadavia y Centenario. Algunos son tan crueles con sus clientes como el gordo del local de historietas de Los Simpson. Otros se enorgullecen recordando shows piratas que conseguían sobornando a los operadores de la Rock & Pop, como el bootleg de Nirvana en Vélez, año 1992, conocido como Kurko. "Hoy no vale la pena, porque al otro día está la versión de consola en Taringa", reflexionan y enumeran otro logro bucanero: Corpiños en la madrugada, el demo de Sumo previo a Divididos por la felicidad.

Sergio Marchi y Fernando Blanco presentan su libro Beatlend en mesa de debate y -todavía hoy, increíble- siguen discutiendo la influencia de Yoko Ono sobre John Lennon, si tuvo que ver, o no, con la separación de los Fabulosos Cuatro. Después hay subastas de todo tipo, como un póster promocional de Queen, en 1981, también en el Amalfitani, ese donde Maradona se sacó una foto con la camiseta inglesa. "¿Está autografiado?", pregunta un futuro comprador. "No", le responden, y se aleja por el corredor haciendo pucherito.

Domingo 18 de julio - 22:48 horas

"Todavía tenemos el avión en el ojete", se sincera Manuel Moretti (M&m) con el público de Niceto. No será la Feria de Coleccionismo, pero en su casa no falta la discografía entera de los Beatles, Virus y Wilco. Pasó Valle de Muñecas (Manza con buzo rojinegro a lo Kurko) y ahora está tocando Estelares, repasando el repertorio de Una temporada en el Amor. Volvieron hace unas horas de España, de la España campeona del mundo, y aterrizaron directo en Palermo. No pueden parar de tocar, están pasados de revoluciones. Van más de dos horas.

Tienen dos guitarras eléctricas al frente y dos acústicas de backing band, por si las moscas (¡The Incredible String Band!). Moretti se descuelga la suya un rato y divaga sobre el escenario con una copa de vino entre los dedos. Es mucho mejor frontman que violero. A veces pega algún chiste gracioso. Festeja la aprobación del matrimonio gay y dice que Mirtha Legrand encarna todos los males de este país. Genial. Después dedica un tema a los "seguidores de la primera hora". Nosotros somos como de la décimo cuarta hora, pero lo disfrutamos igual. Después siguen historias de groupies ("Un show"), box televisado ("De La Hoya") y días peposos en las sierras cordobesas ("Eléctricos duendes").

Entre el público asoman chicas que se suben a caballito de sus novios durante "Aire", "Cristal" y "Melancolía". Otras piden "Ella dijo", pero la banda no les da el gusto y se quedan con las ganas. Estelares se despide y recién ahí llega definitivamente a Buenos Aires. Afuera llueve y hace un frío letal, igual que el sábado. Aguafiestas total. O una fiesta pasada por agua.
 
18.7.10
escrito por Nicolás Igarzábal a las 4:24 p. m.
Hay un tema del nuevo disco de los Auténticos Decadentes que se llama "Festival de rock". Por estos meses, en el verano europeo, se están desarrollando los mejores, con las bandas más pulenta. Ya pasó el Roskilde, el Glastonbury y el FIB, ahora se viene el Paléo (Nyon). Acá van algunas fotos que resumen el festival danés, por donde pasaron Muse, Motörhead, Alice In Chains, Gorillaz, Patti Smith, Prince, Pavement, LCD Soundsystem, Vampire Weekend y demás pichones:

Las verrugas de Lemmy fuman 1 atado por día
(es una nube, no hay dudas)

Fana de Bersuit, no se enteró de la separación y encima confundió Luna Park con Dinamarca

"¡A 80 centímetros del piso! ¡DA-LE!"

"Hola, estamos armando un documental sobre gente que va en bolas a los festivales de rock, ¿Te podemos hacer algunas preguntas?"

A Corvata le pidieron que toque "Loco pro" y se calentó

Pintó un metegol antes de que salga Kapanga

Cafiero y su rock peronista de vanguardia

Más mandíbula que conductor de La Viola (proverbio danés)

Auténtico seguidor de La Aplanadora del RNR

¡Tocate Voodoo Child si tenés huevos!

Pepe Pompín no se quería perder el recital de Infierno 18

Más pedales que el Daytona USA

Larissa Riquelme fue a alentar a las bandas paraguayas
(y prometió que se desnudaba si tocaba Muse)

"¿ESTÁN LISTOOOOS?", preguntó Pablo Romero y largó con "Little Dreams"

Fanáticos de Valla de Muñecas, clamando por Manza

Tinky Winky le quiso afanar el banjo y se armó bardo en el predio

Preocupación al enterarse que se bajaba Volador G de la grilla

"¡Ahi anda Don Atahualpa por los caminos del mundo! ¡Canten, putos!"

Incidentes y descontrol antes del show de Dread Mar I
 
12.7.10
escrito por Nicolás Igarzábal a las 1:17 a. m.
¿Alguien tuvo el coraje de escuchar los 200 temas de Una Celebración del Rock Argentino? Acá va una selección de 5 versiones bizarras (o, como mínimo, llamativas) del box set de 9 discos tributo que editó Litto Nebbia:



1) Las guerras (Vox Dei) by Richter: Imaginen a Willy Quiroga en la Creamfields con una botellita de agua mineral en la mano... Bueno, así.



2) Durazno sangrando (Invisible) by La Tolva: Spinetta, recién salido de una asamblea de la UMI, haciendo mosh en Cemento, mientras Chabán anuncia que quedan 5 minutos del descuento de cerveza en la barra.



3) El oso (Moris) by Los Mini Cooper: Don Mauricio Birabent llevando a sus nietos al pelotero. En el camino les va contando anécdotas de La Cueva y La Perla de Once.



4) El tren de las 16 (Pappo's Blues) by Javier Vargas: el madrileño, líder de la Vargas Blues Band, haciendo un sketch de Capusotto... sin darse cuenta.



5) Ruta a go go (Los Gatos Salvajes) by The Tormentos: Litto Nebbia surfeando en las costas de Villa Gesell con una balsa.
 
9.7.10
escrito por Nicolás Igarzábal a las 1:09 a. m.
PRESENTA: LOMITOS ARGENTINOS

HOY: DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA

Para entender los hechos que sucedieron el 9 de julio de 1816 hay que recordar la Revolución de mayo de 1810. Ese día los criollos proclamaron la libertad y juraron lealtad a la corona española, chamuyo conocido como "La máscara de Fernando VII" para expresar que "el Rey era un careta total".

Entre 1812 y 1816 entonces, San Martín inició una campaña a nivel latinoamericano, a lo Calle 13, donde cruzó los Andes para ir a esquiar y de paso liberó a Chile del poder del Virrey Beto Cuevas. Después recaló en Perú y fue testigo del primer concierto de Los Saicos (conocidos por su tema punk "Echemos abajo al Cabildo Abierto"). Mientras tanto, en nuestras pampas, Belgrano perdía con los españoles hasta en el TEG. Los realistas lo habían vencido en la batalla de Pertusi-tusi y en la bahía de San Birabent. La derrota más dura fue en las costas de Baleirón, donde sólo quedaron 1.000 Vivos de sus soldados.

El abogado de orientación militar había creado la bandera argentina, aunque al principio fue rechazada porque tenía inscripta la frase "De esa miel no comen las hormigas. Rosario presente" (1) y la alusión a Patricio Rey podía remitir al viejo régimen monárquico. La Asamblea del año XIII, además, ya había cortado todo lazo de dominación europea, aboliendo la tortura, la esclavitud y los discos de Chala Rasta, por considerarlos "extranjerizantes" e "inescuchables" (definidos muchas veces como "música para gauchos", despectivamente).

A mediados de 1815, el Director Supremo Ignacio Álvarez Thomas (quien años más tarde se juntaría con Federico Lacroze para inaugurar un famoso salón de baile para jóvenes) mandó un email convocando a Tucumán a los diputados de todas las provincias, "para ver quiénes se copaban con declarar la independencia o armar unos partidos de truco", pero nadie le dio forward. Entonces el funcionario dobló la apuesta, ofreciendo sanguchitos de miga y coca-cola, y ahí sí, aceptaron todos. La Banda Oriental mandó una murga dirigida por Don Augusto Teysera y el gobernador de Córdoba, al abuelo de la Mona Jiménez. Paraguay era una país independiente ya, que exportaba yerba mate, actores de telenovelas y vedettes pulposas de escaso talento. Pronto iban a hacerse más visibles las diferencias entre unitarios y federales, dicotomía que siglos más tarde se trasladó como ricoteros vs. ceratianos.

Originalmente, la histórica asamblea iba a celebrarse el 2 de julio de 1816, pero no pudo concretarse porque el lugar no tenía las suficientes salidas de emergencia y los inspectores municipales lo clausuraron. Además consideraban que el local estaba habilitado para reuniones de té y música en vivo, pero en las normas no se especificaba nada de "declaraciones de independencia o cosas así de zarpadas" (2). Finalmente tuvo que realizarse una semana después, donde se empezó cantando el Himno Nacional Argentino y una versión a capella de "Ayer nomás". La presentadora del evento fue Martina Ritrovato y, como grupos sorpresa, tocaron Kapanga, Las Pelotas y Massacre. Todos los asistentes coincidieron en que había que emanciparse de la corona española y apurarse a terminar los sanguches de jamón y tomate porque eran un espectáculo.

El Congreso se disolvió en 1820, año que marcó el inicio de la Anaquía del año XX, donde los criollos coreaban temas de los Sex Pistols en señal de protesta, hasta la caída del gobierno de Buenos Aires ("God Save The Directory" era el hit contra Sarratea). En 1826, el presidente Bernardino Rivadavia -famoso por la cantidad de cuadernos que usaba en su despacho- ordenó que el 9 de julio se conmemorase conjuntamente con el 25 de mayo, considerando que "con una fiesta por año estaba todo bien" (3). En 1836, en cambio, Juan Manuel de Rosas dispuso que no, que se celebraran las dos fechas patrias por separado, "porque con dos partuzas por año se duplicaban las chances de mojarla". Y así fue.

Por Felipe Ñapi

Foto: Julieta Gutierrez

(1) “Gambeteando a la Historia Argentina”, de I. Noble (Ediciones de la Quema, Morón, 1998)

(2) “El día que Luca y yo hablamos del 9 de julio”, de R. Pettinato (Ediciones Pachuco Cadaver, Buenos Aires, 1986).

(3) “Historia Argentina: situación de estupefacientes, rock, fútbol y sala de ensayo”, de A. Calamaro (Editorial Camboya, Buenos Aires, 2002).
 
4.7.10
escrito por Nicolás Igarzábal a las 2:24 a. m.


Premio al mufa del sábado: Diego Arnedo
 
2.7.10
escrito por Nicolás Igarzábal a las 12:47 a. m.


"Los '90 ya lo hicieron, sos un puercoespín", canta Manuel Moretti en un tema de Estelares que todavía no quemaron en la radio. Los 107 Faunos son noventosos y también son de La Plata, la ciudad (emergente) donde salen bandas indies hasta debajo de las baldosas. Su nuevo disco, el segundo, se llama Creo que te amo y se puede bajar gratis de su web oficial. "Esperamos que te guste y que vayas a vernos al próximo recital e invites a tus amigos. También estaría bueno que cuando salga la versión en papel del disco, lo compres o al menos muestres preocupación por robar una copia de algún lado", te pide el TXT del archivo comprimido.

Los Faunos son hijos de los '90, decíamos. Tienen menos de 30 años, mamaron discos noise de Sonic Youth y Pavement, y en su imaginario entran personajes como Scottie Pippen (primer track: "Scottie Pippen y yo") y la palabra "falopa", que nunca probaron Fleco y Male. Y seguro que en sus casas también usan frases como "qué morfón", "un toco" o "me lo chafaron".

El álbum trae 13 canciones que no pasan de los dos minutos, lo que equivale a decir que si te tomás el 124 desde Gaona y Nazca hasta Corrientes y Callao, lo podés escuchar 3 veces seguidas en tu reproductor. "Brillan las palabras frescas, mantras de un segundo al corazón", como definen ellos mismos en El imán de lo nuevo. Otro de los temas más potables, posteado acá arriba, se llama El jefe de los malos y dice: "Ser el mejor en lo peor, toda una misión cumplida. Una obra gigante". Sólo eso, como un haiku que todavía no se graduó de canción.

"¿Siguen desafinando?", me preguntó una amiga. La respuesta -por suerte- es sí. "La dictadura de la técnica es retrógrada; soy un cuerpo y canto como me sale", declaró alguna vez Javier Sisti Ripoll, más conocido como el Gato (voz y guitarra), "'Esto está desafinado' es una frase que te dice la tía solterona o tu mamá'".

Melodías deformes entonces, no aptas para exquisitos, campanitas fumonas, coros pegajozos como un chicle Dinovo con juguito (siguiendo la analogía con los '90) y paisajes oníricos. Para guardarlo en MP3 en la misma carpetita que Hora de no ver (Suárez). A Martín Bonetto le va a encantar.